perro-atencion

Cuando premiamos a nuestro perro por un buen comportamiento, estamos creando una asociación positiva por esa conducta.

Y esto trae numerosos beneficios, algunos de ellos son:

  1. Generamos buenas conductas en el perro
  2. Es un momento agradable, una experiencia positiva
  3. Reforzamos nuestro vínculo
  4. Mejoramos su concentración
  5. Despertamos su interés por aprender

Los refuerzos positivos más comunes son:

  • refuerzos con comida (premios, salchichas, pienso…)
  • refuerzos verbales (¡muy bien!)
  • refuerzos con caricias (agradecen más las caricias largas y lentas)
  • juego (mordedor, pelota…)

Usaremos un tipo de refuerzo diferente según lo que queramos conseguir en base a nuestro refuerzo. Si buscamos concentración y auto control, en ejercicios de obediencia por ejemplo, premiaremos con comida o si lo que buscamos es la rapidez en una secuencia de agility, reforzaremos con juego.

Premiar no es sobornar, premiar es buscar una motivación. Pero tenemos que aprender a premiar bien a nuestros perros, capturando el momento exacto de la conducta y con el refuerzo apropiado

Y también deberemos buscar que el perro no realice conductas buscando únicamente el premio, por ello, es tan importante saber cuándo premiar o de qué manera hacerlo.

Todos necesitamos una motivación que nos lleve a realizar un trabajo, una actividad, en el día a día, en la vida en general… Nuestros perros también lo necesitan. Sobre todo porque nuestra convivencia está llena de normas y negaciones. Haremos su vida más fácil si, no sólo corregimos su comportamiento, sino que también premiamos las buenas conductas

1103 View