antrop

Quizás no estemos familiarizados con esta palabra, pero su significado está presente en nuestra sociedad, en la televisión, en los libros, en los escaparates, y en nuestras casas.

Antropomorfismo es dar cualidades humanas a los animales. Humanizar. Y seguramente, en un primer momento, no nos hacemos una idea de lo desastroso que puede ser para un animal esta acción. Incluso nos haga gracia disfrazar a nuestros perros, y le contaremos a todo el mundo que nuestro perro se enfada con nosotros cuando nos vamos a trabajar y le dejamos solo en casa, y que por supuesto, sabe que ha hecho algo mal cuando regresamos. Y todo esto, está muy lejos de la realidad.

Humanizar, a grandes rasgos, es creer que nuestro perro piensa como nosotros, pero ellos tienen una psicología diferente a la nuestra, unas necesidades que cubrir, un código de comunicación que nada tiene que ver con el que nosotros utilizamos

Nos gusta pensar que son como niños pequeños, que tienen berrinches, celos, que nos hacen las cosas a propósito, a modo de queja y que incluso se sienten culpables… La única realidad es que “nuestro bebé” es más un lobo que un humano. Y su lógica no tiene nada que ver con la nuestra. Ya que ellos funcionan con jerarquías.

Necesitan un líder, guía o referente, estable.  Esos líderes ganan su rol  y su poderosidad en la manada a base de disputas, desafíos. Esto es totalmente diferente a nuestra manera de vivir. Nosotros seguimos a líderes emotivos, ellos a un macho Alfa.

El antropomorfismo es más serio de lo que parece y sus consecuencias son muy graves. Cuando comenzamos a ver a nuestro perro como una persona, comienza el maltrato.  Si, un maltrato del que no se habla, y del que ni siquiera, desgraciadamente, somos conscientes.

El humano es egocéntrico y piensa que todo sucede en contra nuestra. Pero lo único que sucede es que muchas veces no sabemos ver más allá.

Interpretamos sus estados emocionales desde una perspectiva humana, y es un gran error, ya que la comunicación y el vínculo se ven truncados por la mala interpretación de su lenguaje.

El perro debe sentirse útil, y necesita percibir que ocupa un puesto jerárquico dentro de la manada (familia)

Esto conlleva que nuestro perro debe trabajar, físicamente y mentalmente, atiendiendo así a sus verdaderas necesidades a cubrir

Debemos potenciar sus cualidades mentales y sensoriales al máximo, en vez de atribuir cualidades humanas.

La falta de ello, hace que derive en problemas de conducta, estrés. Si además le sumamos nuestra falta de tiempo, falta de recursos e iniciativas sociales para el bienestar animal y que nuestra sociedad es cada día más urbana y desnaturalizada

Esto nos lleva a sacar la conclusión del título, la deshumanización de la sociedad ha humanizado al perro

Si te ha gustado este artículo y te interesaría conocer un poco más sobre ello, en  nuestro Club realizaremos un taller en Enero, dedicado a este tema, para explicarlo más a fondo y resolver todas vuestras dudas. ¿TE APUNTAS?

antropomorfismo

🙂 tú necesitas a tu perro más de lo que él te necesita a ti 🙂

1987 View