antrop

Quizás no estemos familiarizados con esta palabra, pero su significado está presente en nuestra sociedad, en la televisión, en los libros, en los escaparates, y en nuestras casas.

Antropomorfismo es dar cualidades humanas a los animales. Humanizar. Y seguramente, en un primer momento, no nos hacemos una idea de lo desastroso que puede ser para un animal esta acción. Incluso nos haga gracia disfrazar a nuestros perros, y le contaremos a todo el mundo que nuestro perro se enfada con nosotros cuando nos vamos a trabajar y le dejamos solo en casa, y que por supuesto, sabe que ha hecho algo mal cuando regresamos. Y todo esto, está muy lejos de la realidad.

Humanizar, a grandes rasgos, es creer que nuestro perro piensa como nosotros, pero ellos tienen una psicología diferente a la nuestra, unas necesidades que cubrir, un código de comunicación que nada tiene que ver con el que nosotros utilizamos

Nos gusta pensar que son como niños pequeños, que tienen berrinches, celos, que nos hacen las cosas a propósito, a modo de queja y que incluso se sienten culpables… La única realidad es que “nuestro bebé” es más un lobo que un humano. Y su lógica no tiene nada que ver con la nuestra. Ya que ellos funcionan con jerarquías.

Necesitan un líder, guía o referente, estable.  Esos líderes ganan su rol  y su poderosidad en la manada a base de disputas, desafíos. Esto es totalmente diferente a nuestra manera de vivir. Nosotros seguimos a líderes emotivos, ellos a un macho Alfa.

El antropomorfismo es más serio de lo que parece y sus consecuencias son muy graves. Cuando comenzamos a ver a nuestro perro como una persona, comienza el maltrato.  Si, un maltrato del que no se habla, y del que ni siquiera, desgraciadamente, somos conscientes.

El humano es egocéntrico y piensa que todo sucede en contra nuestra. Pero lo único que sucede es que muchas veces no sabemos ver más allá.

Interpretamos sus estados emocionales desde una perspectiva humana, y es un gran error, ya que la comunicación y el vínculo se ven truncados por la mala interpretación de su lenguaje.

El perro debe sentirse útil, y necesita percibir que ocupa un puesto jerárquico dentro de la manada (familia)

Esto conlleva que nuestro perro debe trabajar, físicamente y mentalmente, atiendiendo así a sus verdaderas necesidades a cubrir

Debemos potenciar sus cualidades mentales y sensoriales al máximo, en vez de atribuir cualidades humanas.

La falta de ello, hace que derive en problemas de conducta, estrés. Si además le sumamos nuestra falta de tiempo, falta de recursos e iniciativas sociales para el bienestar animal y que nuestra sociedad es cada día más urbana y desnaturalizada

Esto nos lleva a sacar la conclusión del título, la deshumanización de la sociedad ha humanizado al perro

Si te ha gustado este artículo y te interesaría conocer un poco más sobre ello, en  nuestro Club realizaremos un taller en Enero, dedicado a este tema, para explicarlo más a fondo y resolver todas vuestras dudas. ¿TE APUNTAS?

antropomorfismo

🙂 tú necesitas a tu perro más de lo que él te necesita a ti 🙂

Read More


masajes caninos

Cada vez son más los propietarios que recurren a los masajes caninos profesionales para tratar diferentes tipos de anomalías en las conductas de sus canes.

Un masaje ayuda al perro, no solo para la rehabilitación de alguna lesión, y mejorar la flexibilidad de sus músculos, si no como complemento en una terapia de modificación de conductas problemáticas.

Es habitual y como decíamos cada vez más extendida esta práctica, ya que con ello conseguimos que nuestros perros se sientan más relajados, liberen su ansiedad, y es un momento que reporta una experiencia muy agradable, que sin duda mejorará su estabilidad emocional y nuestro vínculo.

Los masajes además, están indicados para todo tipo de perros, independientemente de su raza, tamaño o edad. Recomendados para perros con una fuerte actividad física o que practiquen alguna disciplina o deporte.

Y especialmente beneficioso para perros que experimenten un momento delicado, como puede ser una operación, la dura etapa de la gestación canina, o incluso en perros que hayan sufrido algún tipo de maltrato, sea físico y/o psicológico.

No todo es correr detrás de una pelota, o recorrer kilómetros en bici. También nuestros perros necesitan momentos en calma, en su vida diaria. Nuestro papel es ofrecerles experiencias en las que no exista la ansiedad y el nerviosismo del juego. Y qué mejor manera que practicando un masaje en un lugar y momento tranquilo del día. Por ello recomendamos totalmente que se convierta en una práctica habitual.

Para nosotros también es beneficioso, ya que, aparte de reforzar como hemos dicho anteriormente nuestro vínculo con nuestro perro, nos ayuda a relajarnos a nosotros también. Ya que al realizarlo entramos en un estado de calma, olvidándonos del estrés y las prisas a las que estamos sometidos diariamente.

Esto son solo algunos de los múltiples beneficios:

  • Alivia el dolor de músculos y articulaciones
  • Refuerza el sistema inmunológico
  • Reduce y libera la ansiedad y el estrés
  • Reduce el dolor después de una operación
  • Ayuda a mejorar la cicatrización
  • Complementa terapias de modificación de conductas
  • Desensibiliza perros con problemas de contacto
  • Ayuda en la recuperación después de un entrenamiento
  • Brindamos mejor calidad de vida
  • Mejora el drenaje linfático

Recomendamos contactar con profesionales para que puedas llevar a cabo los procesos que un masaje requiere y así poder experimentar todos sus beneficios.

curso-masajista-canino

Read More


perro-atencion

Cuando premiamos a nuestro perro por un buen comportamiento, estamos creando una asociación positiva por esa conducta.

Y esto trae numerosos beneficios, algunos de ellos son:

  1. Generamos buenas conductas en el perro
  2. Es un momento agradable, una experiencia positiva
  3. Reforzamos nuestro vínculo
  4. Mejoramos su concentración
  5. Despertamos su interés por aprender

Los refuerzos positivos más comunes son:

  • refuerzos con comida (premios, salchichas, pienso…)
  • refuerzos verbales (¡muy bien!)
  • refuerzos con caricias (agradecen más las caricias largas y lentas)
  • juego (mordedor, pelota…)

Usaremos un tipo de refuerzo diferente según lo que queramos conseguir en base a nuestro refuerzo. Si buscamos concentración y auto control, en ejercicios de obediencia por ejemplo, premiaremos con comida o si lo que buscamos es la rapidez en una secuencia de agility, reforzaremos con juego.

Premiar no es sobornar, premiar es buscar una motivación. Pero tenemos que aprender a premiar bien a nuestros perros, capturando el momento exacto de la conducta y con el refuerzo apropiado

Y también deberemos buscar que el perro no realice conductas buscando únicamente el premio, por ello, es tan importante saber cuándo premiar o de qué manera hacerlo.

Todos necesitamos una motivación que nos lleve a realizar un trabajo, una actividad, en el día a día, en la vida en general… Nuestros perros también lo necesitan. Sobre todo porque nuestra convivencia está llena de normas y negaciones. Haremos su vida más fácil si, no sólo corregimos su comportamiento, sino que también premiamos las buenas conductas

Read More